Reacción del Colegio de Médicos Veterinarios a nota publicada sobre intervención y remoción de animales en un albergue de Ponce

2
1006

2 de septiembre de 2013- En el día de hoy, el diario Primera Hora dio a conocer detalles de una intervención que realizó la Policía en una propiedad en la que hallaron, según la información publicada, cerca de un centenar de animales (canes) en condiciones poco apropiadas, por lo que fue necesario removerlos.

Aunque en este momento el Colegio de Médicos Veterinarios no tiene los datos específicos del caso, sí sabemos que el compañero veterinario Juan Báez está colaborando con el manejo de la situación y la evaluación del estado de salud de los animales.

Situaciones como esta ponen sobre la mesa algunos temas difíciles pero sobre los cuales el Colegio lleva años expresándose e intentando que haya legislación para atenderlos.  Es por esto que una vez más queremos ofrecer orientación a la ciudadanía para intentar evitar que casos como este ocurran.

Algunos ciudadanos preocupados por la sobrepoblación de animales callejeros o abandonados, hacen el intento de  brindar albergue a estos animales. Sin embargo, a veces no saben la carga económica que esto representa y luego de tener una población que no pueden manejar se encuentran con la dura realidad de que no existen ayudas gubernamentales adecuadas y los donativos privados no son suficientes para solventar todas las necesidades que una población de animales tiene como son alimento, techo, servicios de medicina preventiva como vacunas así como otros servicios de cuidado regular e higiene.

Es así cómo, sin quererlo, terminan en una situación apremiante en la que solo logran mantener una población con problemas de salud, enfermedades contagiosas y condiciones de vida poco aptas. En tales casos, la ley es clara y quien tenga a su cargo animales como mascotas o como custodio viene obligado a asegurar que sus necesidades básicas estén cubiertas. Cuando no es así, se aplica la Ley 154, que tipifica lo que es el maltrato a animales, con las consecuencias punitivas que estipula la ley.

El llamado entonces es a que los ciudadanos sean conscientes de la carga económica y de la responsabilidad que recae sobre ellos o las instituciones que creen para brindar este servicio a la sociedad y a los animales. Deben orientarse, entre otras cosas, sobre:

  • el espacio que tienen disponible y cuántos animales podrían tener
  • tener claro el presupuesto que esa población requerirá
  • contar con mecanismos efectivos para promover y lograr la adopción de las mascotas que llegan a su albergue.
  • contar con la orientación veterinaria y el presupuesto para poder proveer la medicina básica preventiva para evitar contagio de rabia, leptospirosis, entre otras condiciones recurrentes.

En cuanto a la responsabilidad municipal, la Ley 81 de 1991, conocida como Ley de Municipios Autónomos, claramente delega en la administración municipal la atención del problema de la población de animales realengos, la creación de albergues y manejo de todos los asuntos de salud pública concernientes a la situación de los animales domésticos realengos o abandonados.

A pesar de que en los casos de los municipios autónomos queda claro de quién es la responsabilidad sobre este importante asunto de salud y sensibilidad pública, ese no es el caso de los municipios que no son autónomos, por lo que se hace cada vez más urgente que el Estado tome en serio el gravísimo problema de sobrepoblación de animales realengos entendiendo sus causas. Esto implica que el Estado debe escuchar a la clase veterinaria, a los ciudadanos comprometidos que tiene albergues y fundaciones para promover soluciones a un problema de salud y sensibilidad pública que hace años el gobierno debió atender. Es cada vez más urgente que exista un registro de mascotas que permita un control seguro de la población y que fije responsabilidades sobre los dueños que abandonan sus animales, que es uno de los aspectos principales de este complejo problema de salud pública y de responsabilidad social.

Cualquier ciudadano que requiera orientación sobre cuidado y manejo de animales debe orientarse directamente con un veterinario licenciado y colegiado o comunicarse con el Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico al 787.283.0565 o visitar la página www.cmvpr.org.

2 COMMENTS

  1. Felicito al Colegio de Medicos Veterinarios por la opinion emitida relacionada con el caso del albergue en Ponce. Tambien agradezco su llamado a que las autoridades pertinentes hagan su trabajo. Si los municipios tuvieran un programa de control para animales realengos, no tendrian que existir tantos albergues improvisados de personas bien intencionadas pero con pocos recursos que lamentablemente pierden el control de la poblacion que pueden atender. Gracias por levantar su voz.

LEAVE A REPLY